¡En SAUMA nos cuidamos este verano!

Aunque el verano es la excusa perfecta para relajarse con la dieta, acá te dejamos una sencilla y sana opción de snack para que disfrutes sin culpa… ¡y te refresques! Captura de pantalla 2016-01-23 a las 5.40.18 p.m.

 

 

Los helados son un imperdible del veranos y los días de calor. Y está claro que algunos no son muy saludables… Pero como no queremos que te prives de éstos en tu intento por cuidar la línea, te enseñamos a preparar estas deliciosas y refrescantes paletas caseras. 

¡Sólo necesitas frutas y tu yoghurt favorito! Elige tus opciones y agrega un poco de endulzante si deseas, pon todo dentro de una licuadora y procesa hasta obtener una mezcla homogénea. Luego vierte esta mezcla dentro de unos moldes para helado y coloca en el centro de cada uno un palo para paletas. Lleva al congelador durante 3 horas o hasta que esté firme. Antes de retirar, moja con agua tibia los moldes.

La receta más prolija, para obtener un helado cremoso pero aún bajo en calorías (unas 70 por paleta solamente) es “desuerar” el yogurt.

¿Cómo lo hacemos? Sólo debes verter 2 litros de yogurt entero (del sabor que quieras) sobre un colador, previamente cubierto con un trozo de género. Una sábana vieja te vendrá perfecta para que puedas obtener la nata del yogurt. Luego sigues el mismo proceso que comentamos al principio.

Sólo necesitas tus frutas favoritas y un toque de imaginación.

¡A continuación un par de ideas que pueden servirte!

7 maneras de despertar con energía sin cafeína

La alarma va a sonar temprano por la mañana y debes prepararte para ir al trabajo o para la escuela. Muchas personas recurren a la cafeína para ayudarles a cobrar vida, para mantener la concentración y para ser más productivos. Sin embargo consumir cafeína en exceso puede provocar un proceso de adaptación a ella, lo que explica que personas habituadas a tomar café sufran diversos síntomas cuando no ingieren su dosis habitual de cafeína como cansancio, irritabilidad nerviosa, incapacidad para concentrarse, ansiedad, dolor de cabeza, etc.

Es mejor encontrar formas más sustentables de resolver tus problemas para tener más energía por la mañana.

1. Al bañarte terminar con una ducha de agua fría. Esto puede parecer una idea terrible al principio pero las duchas calientes en realidad te harán estar más relajado y letárgico. Si comienzas con agua tibia pero poco a poco vas hacia una temperatura más fría acabaras con cualquier somnolencia. En el último minuto trata de soportar tanta agua tan fría como puedas.

Captura de pantalla 2016-01-23 a las 10.47.53 p.m.

2. No comas carbohidratos en el desayuno. Si comes una gran cantidad de carbohidratos en el desayuno vas a terminar con un bajón dentro de unas horas. Trata de comer huevos, verduras y algunas frutas en lugar de panecillos, cereales o productos similares.

Captura de pantalla 2016-01-23 a las 10.48.38 p.m.

3. Despiértate siempre a las mismas horas. Si varias tu horario entre el fin de semana y los días laborables, tu cuerpo va a estar constantemente tratando de ajustarse y se desestabiliza tu reloj biológico. Fíjate una hora y no lo cambies no importa qué pase. Tu cuerpo se acostumbrará a ella.

Captura de pantalla 2016-01-23 a las 10.52.10 p.m.

4 Ejercicio. Hacer algún tipo de ejercicio por la mañana te ayudará a evitar la fatiga y sin duda te ayudará a levantarte.

Captura de pantalla 2016-01-23 a las 10.53.28 p.m.

5. Relájate. La falta de energía puede deberse también a que estamos estresados o con ansiedad. Una forma de recuperar esa energía que perdemos es practicando yoga, meditación o técnicas de relajación, lo cual también ayuda a combatir el estrés.

Captura de pantalla 2016-01-23 a las 10.54.23 p.m.

6. Expón tu cuerpo a la luz solar. La luz solar natural alerta a tu reloj interno para despertarse mejor que con la luz artificial.

Captura de pantalla 2016-01-23 a las 10.55.23 p.m.

7. Estimula tu cerebro. Pasa algún tiempo pensando en algún enigma o problema importante cuando te levantes de la cama y tu cerebro se sentirá mucho más alerta.

Captura de pantalla 2016-01-23 a las 10.56.32 p.m.

Comida saludable y rica en minutos

¿Cansado de pensar en cocinar? ¿Quieres comer algo saludable pero no tienes ni el tiempo ni las ganas para cocinar nada elaborado? Tranquilos, porque un bowl y tus ingredientes favoritos son la solución. Muchas veces nos complicamos de más al pensar que nuestra comida, al ser saludable, tiene que tener entradas, platos principales y ensaladas, cuando la verdad es que puedes mezclar todo en un solo lugar, prepararlo todo junto, sazonarlo y disfrutar. ¿Lo mejor de todo? Esta es una forma sencilla de controlar tus porciones sin mucho esfuerzo.

Estas 11 recetas sólo requieren que grilles, cocines o rebanes tus vegetales y proteínas favoritas y que después lo juntes todo en un bowl para sentarte a disfrutar.

1. Quinoa, pollo y aguacate

9147
How Sweet Eats

Esta mezcla es fantástica porque le da un sabor superior a tu base de lechuga y limón y además añade mucha proteína de buena calidad. Está de más decir que nadie se puede resistir al sabor delicioso y concentrado del aguacate.


2. Frijoles negros y batata

9148
Cookie and Kate

La batata, o papa dulce o camote, entrega carbohidratos y un sabor dulzón incomparable. Si a eso le añades una proteína magra como los frijoles y semillas de tu agrado obtendrás una delicia. Te aseguro que no podrás dejar de comerlo.


3. Pollo thai y quinoa

9149
How Sweet Eats

El pollo y la quinoa sí que son una mezcla popular, y en esta receta encontramos una variación interesante: pollo thaiAquí puedes encontrar las direcciones para el sofrito thai. Después añade quinoa, cebollín y tus semillas y frutos secos favoritos. Será inolvidable.


4. Batata, coliflor y frijoles negros

9150
Oh She Glows

Con este bowl ni siquiera te darás cuenta que estás comiendo ensalada. Es lejos la forma más reconfortante de terminar el día: tú con tu bowl, un té helado y tu show favorito.


5. Arroz integral, hummus y vegetales

9151
Fit Foodie Finds

Este bowl te dejará más que satisfecho. Incluye tus vegetales favoritos asados, brotes, hummus y arroz integral. Tiene un balance perfecto entre proteína y carbohidratos y no deja de lado las verduras. 


6. Pescado grillado, maíz y crema de aguacate

9152
Joyful Eats

No hay nada más deliciosos que un pescado bien cocinado y eso es lo que presenta este bowl.Para añadir más sabor, se añade una crema de aguacate que se hace con yogurt griego, jugo de una lima, un poco de ajo, un aguacate maduro molido y los condimentos de tu agrado


7. Burrito Bowl

9153
Well Plated

Si te gustan los burritos, entonces esto es para ti. Pon todo lo que normalmente pondrías en el interior de tu burrito en un bowl y sazona con un poco de queso. Intenta no freír la carne y hacerla a la plancha. Los vegetales quedarán mejor hervidos o asados. ¡Delicioso!


8. Garbanzos y vegetales asados

9154
Once Upon a Cutting Board

Si quieres algo aún más simple, cocina el día anterior una porción de garbanzos y después sólo tendrás que grillar vegetales y añadir. Si eres como yo, no podrás dejar de agregarle aguacate a este plato.


9. Fideos con vegetales

9155
A House in the Hills

Si lo tuyo son los fideos de arroz, entonces esta receta te encantará. Consigue setas, bok choi o las verduras que más te agraden y saltéalas con jengibre y salsa de soya. Cocina los fideos según las indicaciones del envase y después une todo. Sirve inmediatamente. Esta comida te devolverá las energías.


10. Taco Bowl

9156
Fit Foodie Finds

Si bien el taco bowl y el burrito bowl son bastante similares, en esta opción se le da más énfasis al queso y a la carne que a los frijoles y a las verduras. Perfecto para un viernes cuando llegas cansado a casa y quieres relajarte y alimentarte. Además, incluye vegetales de igual forma, por lo que estarás incorporando fibra y vitaminas.


11. Camarones y verduras

9157
Lexi’s Clean Kitchen

No hay nada más perfecto que un camarón bien grillado y vegetales en su punto. Este bowl es muy energético y altamente proteíco por lo que es una opción perfecta tanto para almuerzo como para cena.

¿Cuál es tu favorito? ¿Qué te parece esta forma de controlar tu ingesta calórica? ¡Cuéntanos!